¿Cómo meditar? Guía para iniciarte en la meditación

¿La meditación te llama pero no sabes ni por dónde empezar? Aquí te decimos cómo meditar para iniciarte en la disciplina mental más poderosa que existe. Sigue leyendo y comienza de una vez por todas…

La meditación es una poderosa disciplina que te permite conectarte tu ser superior, solucionar problemas de tu vida cotidiana, atraer lo que deseas a tu vida y, sobretodo, eliminar problemas como el estrés, la ansiedad o la depresión. No en vano, es recomendada por psicólogos, yoguis y por todo tipo de expertos que la consideran, la técnica de relajación por excelencia.   Pero, ¿realmente te dicen cómo meditar y cuál es el objetivo de que lo hagas? A continuación, te damos las bases de las que nadie suele hablarte…

Primero, ¿qué es la meditación y para qué sirve?

La meditación es una práctica donde tu mente entra en un estado de conciencia elevado y tu creatividad se incrementa. Este estado creativo te permite visualizar los escenarios que quieres materializar y traer a tu mente las soluciones que necesitas para afrontar los problemas que la vida te presenta.

Cuando el estado de conciencia es muy elevado, las personas pueden establecer encuentros y diálogos mentales que les permiten ser guiados para resolver conflictos específicos o, incluso, reciben información que de otra manera no hubieran obtenido. Aquí es donde el tema se pone interesante.

Con la suficiente práctica, la meditación también te permite acceder a experiencias y a información de tus vidas pasadas, para sanar problemas y padecimientos actuales. Esto puede lograrse con la guía de un profesional experimentado o, bien, de forma individual pero con la práctica y el conocimiento suficiente.

 

¿Cómo meditar? Preparando tu mente y tu cuerpo…

Cuando meditas, tu mente entra en un estado alfa, es decir, una especie de sueño donde tu cuerpo está sumamente relajado, pero eres consciente de las sensaciones que experimentas. La meditación se da justo en ese punto intermedio, como se dice popularmente, cuando estás “soñando despierto”.

Pero, ¿cómo entrar en el estado alfa de la mente? Para relajar tu cerebro, debes relajar tu cuerpo, y viceversa. Empieza por sentarte en una posición cómoda, pero ojo, no te recuestes totalmente porque puedes quedarte dormido y perder tu meditación.

Una vez sentado, cierra los ojos y comienza a hacer respiraciones profundas. En cada respiración, siente cómo cada parte de tu cuerpo se relaja, comienza por tu cabeza, tus hombros y así ve recorriendo mentalmente cada parte de tu cuerpo, relajándola hasta llegar a tus pies.

Para ese entonces, ya estarás en un estado de relajación mayor como cuando estás a punto de quedarte dormido.

Cuida de no caer en el sueño profundo, ni des paso a distractores y pensamientos que te saquen de tu meditación. Es común que en ese momento, lleguen a tu mente los pendientes que tienes como ir al banco, pagar la luz, o cualquier otra cosa que te lleve de un pensamiento a otro hasta sacarte de tu estado alfa. No lo permitas y sigue relajándote y alejando los pensamientos superficiales.

Una técnica que puede ayudarte aún más a entrar en una meditación profunda es hacer un movimiento circular con tus ojos, de derecha a izquierda y con mucha suavidad. Hacer este ejercicio 3 veces te ayudará a entrar de lleno en tu meditación y a tener resultados más efectivos.

 

¿Qué debo pensar cuando medito y cómo debo dirigir mi meditación?

La meditación puede tener diferentes objetivos y de ello depende hacia donde la diriges con tus pensamientos. Un buen comienzo puede ser orientarla a visualizar escenarios y situaciones que quisieras que se materializaran en tu vida actual.

Para ello, medita al comenzar tu día (de preferencia entre 4 y 6 am). Haz uso de tu imaginación y construye tu día como quisieras que fuera, con el mayor realismo posible, piensa a detalle las situaciones lo que te gustaría experimentar en diferentes momentos del día, como si estuvieras en un sueño dirigido. Con la práctica, esas visualizaciones serán tan  reales y poderosas que se harán realidad rápidamente.

Esta es una de los aplicaciones más sencillas pero poderosas que puedes darle a tu meditación y así tomar el control de tu vida gradualmente. Empieza por esto y, en el camino, encontrarás otros rumbos para tus meditaciones, haciéndolas cada vez más poderosas y efectivas.

Con todo esto, la meditación se volverá cada día más importante en tu vida y se convertirá en una especie de adicción que no querrás dejar.

Sigue estos consejos y platícanos cómo fue tu experiencia.

0 0 votes
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x